Los hogares de gas se han perfeccionado tanto que ya no sólo son “la solución alternativa” cuando, o bien por restricciones legales, o por la imposibilidad técnica de instalación, no se puede utilizar la leña como combustible.

El realismo logrado en las llamas, la gran capacidad calorífica, y la comodidad de este combustible son las ventajas que están impulsando esta línea de productos.

Su cámara estanca de tiro natural; el control remoto para encendido y a distancia para regulación; el ahorrativo sistema de doble quemador, que mejora la imagen de las llamas y proporciona un fuego más realista; y la versatilidad para la colocación en obra convierten esta alternativa en un método de calefacción eficaz y muy interesante.

Además, paneles de cristal negro y leños cerámicos ofrecen variantes para disfrutar de la estética del fuego, siempre muy atractiva.